AJI DE GALLINA CON GALLINA

Gastón Acurio nos comparte esta deliciosa receta

Toda mi vida comí ají de gallina. La paradoja es que nunca llevó gallina sino pollo. Estaba muy rico siempre. En mi casa, en los restaurantes, pero siempre me perseguía la idea de poder descubrir el sabor de este plato cuando se hacía con gallina de verdad.
Queda duro me decían. No sale bien. En fin.

La realidad es que un caldo de gallina bien concentrado le da a este plato un sabor sin igual. Por ello hoy les propongo hacer el intento con gallina. Luego me cuentan que tal les fue.

Al mercado. buscar Gallinas pata negra. recomiendo darse una vuelta por el mercado central de Lima. De paso aprovechan y se toman un desayuno de siu mai y hakao en la pastelería china fu yeng de la calle capón.

Comprar ají amarillo, ají mirasol en pasta, ajo, pan de molde, pecanas, cebollas, queso parmesano, papas amarillas, aceitunas y quesito fresco saladito.

Manos a la obra.

Cocinamos la gallina en una olla con agua, sal, cebolla, una hojita de laurel y una rama de apio. Dejamos cocer a fuego muy lento hasta que la gallina este muy suave. Deshuesamos, le retiramos toda la piel a la carne tanto de la pechuga como la pierna.
Si uno no puede deshuesar con las manos sin necesidad de cuchillo es porque la gallina aun esta dura.
Picamos la carne en tiras irregulares no muy delgaditas. No deshilachar pero tampoco muy grandes.

Aparte hacemos un aderezo hermoso con cebolla picada finita, ajo molido, ají amarillo licuado y la pasta de ají mirasol.
Esto lo dejamos cocer a fuego muy lento por unos 20 minutos. Cuando el aderezo se corta o se separa del aceite es porque ya podemos echarle las rodajas de pan de molde sin corteza que previamente habremos remojado en un poco de caldo de la gallina.
Dejamos cocer ligeramente y le añadimos mas caldo.
Le echamos ahora la gallina picada, dejamos que hierva, le echamos ahora un chorro de leche evaporada, dejamos que hierva y le echamos un secretito que la gran Teresa izquierdo solía echar con travesura. Un poco de parmesano rallado finito. Le echamos las pecanas molidas, probamos de sal y pimienta blanca y listo.
Le colocamos un quesito fresco encima, un huevito duro, aceitunas, julianita de ají amarillo, y servimos con papas amarillas cocidas y arroz blanco con choclo.

Un detalle.
No tema. Si la gallina es algo que los frustra, haga esta receta con pollo. No me haga caso.

Fuente:https://www.facebook.com/gastonacurio